Seleccionar página

Hace 7 años que inicie un camino lleno de ilusiones y sueños, un camino que sabía no sería fácil pero tampoco imagine todo lo que aprendería en él. Hoy puedo decir que ya he dejado atrás todo lo malo, he superado muchos obstáculos y estoy enfocada en lo bueno.

Mi miopía ha mejorado, puedo ver mi futuro, visualizarlo en positivo y accionar hacia él. Veo el mundo de colores, cálido y brillante. Me siento ligera, libre, de buen humor y estoy sonriente. Me siento capaz de muchas cosas, pero sobre todo de ser feliz y poder ayudarte a que tú también lo seas. Siento que puedo avanzar y quiero que avances conmigo.

He cerrado un capítulo de mi vida que me ha costado mucho terminar, pero que me ha dejado mucho aprendizaje que me gustaría compartir contigo.  Hoy puedo decir que soy doctora, pero sobre todo me alegra decir que soy mucho mejor persona.

En esta entrada te dejo la carta de despedida a mi tesis, las palabras más íntimas, escritas desde el sentimiento más profundo del estado en el que me encontraba hace casi 2 años. Escribir una despedida a mi tesis fue una herramienta muy útil, que me ayudo a cambiar mi punto de vista, mi enfoque y a poder liberar todo lo malo y continuar hasta al final de forma positiva.

Herramientas como esta y muchas más que he aprendido son las que quiero compartir contigo para que tú también, cambien tu enfoque, termines ese capítulo y comiences muchos otros nuevos.

Gracias por leerme.

Marly de Mami científica.

Querida tesis,

Hoy te escribo para despedirme de ti. Te agradezco todo lo bueno, pero ya no podemos estar más juntas. Nuestra relación me ha causado mucho daño y necesito dejarte atrás para poder sanar y seguir adelante.

Te agradezco todo lo bueno, junto a ti he conseguido muchas cosas buenas y he aprendido mucho. Al principio me ofreciste una oportunidad muy valiosa, una oferta de un futuro mejor para mi hija y para mí. Una mejor calidad de vida, en un país que nos recibió con los brazos abiertos. Me diste la oportunidad de conocer gente maravillosa a los que hoy puedo llamar AMIGOS. Me enseñaste que podía valerme por mi misma y sacar adelante a mi bella hija. Por estar contigo he podido conocer a un hombre maravilloso que hoy en día es mi ESPOSO y con el cual tengo otro pequeño retoño. Tengo que agradecerte la familia maravillosa que somos.

También te debo agradecer porque he aprendido a valorar mucho más toda la formación que había recibido antes de conocerte. Junto a ti he aprendido muchas cosas nuevas, he descubierto nuevas capacidades en mí. A nivel académico y científico he aprendido muchas cosas, pero para mí lo más importante ha sido que me has enseñado como NO quiero ser, como No quiero que me traten, como NO debo tratar a los demás y he aprendido lo que NO quiero seguir haciendo en esta vida.

El camino que hemos recorrido juntas esos últimos 5 años ha tenido muchos altibajos. Momentos alegres que siempre estarán en mi corazón, cosas sencillas como salir al ágora del IMEDEA a tomar un café con Ana y David junto a esas vistas maravillosas de Esporles. Pero también hemos sufrido mucho, has hecho que me sienta inútil, lenta, cansada. Has hecho que me decepcione y desencante de la ciencia, me has hecho enfermar, ponerme de mal humor y pagarla con gente inocente como mi familia. Por ti he perdido muchas horas de sueño y me he perdido muchos días importantes en la vida de mis hijos. Por ti mi mundo ha llegado a perder colores, se convirtió en gris, frio y oscuro y has aumentado tanto mi miopía que soy totalmente incapaz de tan siquiera imaginar mi futuro. Has hecho tanto daño a mi autoestima que no me siento capaz de hacer nada bien, dudo de todo y no sé qué puedo hacer de mi vida en el futuro.

También me has enseñado que ese título no es la felicidad, que si no me siento a gusto con lo que hago eso no puede estar bien. Se que las pequeñas cosas son las más importantes, pero has alterado tanto mis nervios que todas esas pequeñas cosas no las disfruto pensando en ti. Te has convertido en una carga muy pesada para mí, ya no quiero estar más contigo, todo el tiempo que paso contigo me pongo nerviosa, tensa, de mal humor y termino llorando. Siento que estando contigo no puedo avanzar y peor aún no sé hacia donde avanzar. Se que de alguna manera nuestra relación tiene que llegar a un final, pero ahora mismo no me siento capaz de dar un paso más junto a ti y siento que, aunque llegara ese final no me haría feliz, porque te has convertido en algo que no quiero tener.

Son muchos los años, pero creo que vale más todo lo que he aprendido a nivel personal que el título que me puedas dar. Muchos me han llamado loca y me han intentado hacer reflexionar las veces que intente dejarte y por eso he seguido contigo hasta ahora. Pero yo estoy convencida de que hace mucho tiempo NO quiero estar contigo. Y creo que es mejor dejarlo, porque esto se ha convertido en algo TÓXICO para mí y no estoy motivada, ya no confío en ti. Te hago daño, no hago las cosas como debería para que salgas bien, simplemente porque ya no quiero hacer nada más por ni para ti. Y me hago daño porque me obligo a hacer algo que no quiero hacer.

Quiero dejarte atrás, olvidarte, no quiero saber más nada de ti, me has decepcionado, no eras lo que yo esperaba y no me has dado lo que yo quería. Quizás soy un poco injusta, porque no todo es tu culpa. Yo también he cometido errores, lo reconozco. He sido perezosa, muchas veces no he tenido interés y lo peor de todo no he sido sincera contigo. Hace tiempo que, ya no te quiero, que no quiero estar contigo y lo he disfrazado y ocultado para intentar que todo saliese adelante, pero eso me ha hecho mucho daño. ¡Te quiero fuera de mi vida ya!!! Ya no quiero sentir nada por ti.

Como dicen en mi país: “Por si caso yo no vuelvo me despido a la llanera, despedirme no quisiera, pero no encuentro manera”. Hoy te digo adiós para siempre, espero no volver a saber nada de ti y si algún día nuestros caminos se cruzan espero que nuestras heridas hayan sanado y podamos estar juntas sin hacernos daño.

Adiós tesis.

03/12/2015

Pin It on Pinterest

Share This